ACEITES ESENCIALES

mujer-que-vierte-el-aceite-en-el-cliente_23-2147648493

Es muy común en cosmética, el uso de aceites esenciales para los tratamientos.

Además de ser un producto ecológico, son de origen natural, y eso nuestra piel lo tiene que agradecer.

Pero, ¿sabémos para que sirve cada uno y si nos conviene para nuestro tipo de piel?

Para que puedas elegir adecuadamente cuál es el que te interesa, te damos las propiedades de los más utilizados y accesibles.

Sunset over a violet lavender field in Provence,Hokkaido
Sunset over a violet lavender field in Provence,Hokkaido

 

Aceite de Lavanda:

Es un aceite regenerante, por lo que es ideal para personas con acné, arrugas o quemaduras. Además tiene propiedades antinflamatorias, antifúngicas, antidepresivas, antisépticas, antibacterianas y antimicrobianas.

Aceite de Limón:

Principalmente es antioxidante, ya que es muy rico en vitamina C. Tiene propiedades antisépticas, bactericida, antirreumático, depurativo, hipotensor, cicatrizante, diurético, insecticida y astringente.

Aceite de Rosas:

Trata eccemas y sequedad, detiene el envejecimiento prematuro y se puede usar en todo tipo de piel. Gracias a sus propiedades astringentes restaura los capilares dañados, repara las marcas del acné o cicatrices y otorga un mejor aspecto general a la dermis.

escaramujo_21177044

Aceite de Rosa Mosqueta:

Es rica en ácidos grasos poliinsaturados (Omega 3 y 6) así como también vitaminas antioxidantes (A, C y E). Retrasa los signos del envejecimiento, mejora las estrías y las manchas de la piel, combate el foto-envejecimiento, mejora la regeneración de la piel, rehidrata la piel seca y disminuye las cicatrices.

Aceite de Árbol de Té:

Tiene un gran poder antibiótico y antiséptico. Es perfecto para pieles con acné. También se utiliza mucho para tratar los hongos, y se puede utilizar para desinfectar. Su uso es muy amplio en cosmética y cuidado: para la caspa, eliminar piojos, desinfectar la piel, picaduras de insectos, etc.

plantas-de-salvia_2994708

Aceite de Salvia:

Nos permite lucir una piel más suave y firme y también resulta de gran utilidad en el caso de tener poros abiertos. Además el aceite de salvia oculta las arrugas y evita la formación de nuevas líneas de expresión.

Aceite de Romero:

Es un aliado fundamental en la estética y también para la salud ya que, por ejemplo, reduce la caspa y mejora el cuero cabelludo. Se usa para tratar dermatitis, eccemas, acné e hinchazón facial.

Aceite de Argán:

Contiene 3 veces más vitamina E que el aceite de oliva así como también ácidos grasos esenciales y beta-carotenos. Tiene la capacidad de reparar, nutrir y aportar suavidad y brillo al cabello. También podemos usar el aceite de argán para reducir el envejecimiento prematuro de la piel, combatir las arrugas, las manchas y la flaccidez y mejorar las estrías y marcas producidas por acné y varicela. Ya que no es comedogénico (no tapa los poros), es apto para las pieles grasas o con tendencia a la aparición de granitos y puntos negros. El argán regenera la piel tras las quemaduras solares, fortalece las uñas y recupera la elasticidad del cutis.

No están todos porque son muchos, pero creo que son los más frecuentes. Y con este resumen podreis decidir qué utilizar en cada momento.

mujer-que-vierte-el-aceite-en-el-cliente_23-2147648493

Fuente: www.mejorconsalud.com

Imagenes: Freepik